El Camino de la Vida, en ocasiones, se vuelve complicado y vivimos experiencias duras y dolorosas. Esas experiencias, cuando no son bien elaboradas, continúan produciendo dolor y  al igual que si fuera una piedra  en el zapato, van a ir modificando nuestra forma de caminar, de enfrentar lo que va llegando, cambiando nuestras creencias, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestras relaciones con los demás.  Nuestra esencia va escondiéndose tras la frustración, el dolor, las expectativas de los otros, el concepto que vamos sacando de nosotros mismos...

  

Los síntomas  pueden aparecer en cualquier momento y pueden ser: sensaciones corporales que no tienen otra explicación, o emociones que nos sitúan en terrenos de descontrol o desregulación. También pensamientos o imágenes extrañas, difíciles o que generan un sufrimiento. Comportamientos que nos meten en problemas u opiniones generalizadas y negativas sobre nuestra forma de proceder. Indecisiones persistentes y esa sensación repetida de "otra vez estoy en el mismo punto, de nuevo me ha pasado lo mismo" . En otras ocasiones sencillamente no sabemos nada, solamente notamos  “ como una nube” en la cabeza  pero  sabemos que hay algo más. Nosotras sabemos traducir esos síntomas, ayudarte a saber qué te ocurre y cómo solucionarlo.

 

Sabemos que los síntomas son la mejor manera que una persona ha encontrado para poder adaptarse a sus circunstancias.

 

El psicologo clínico es el profesional que tiene los conocimientos que garantizan tu cuidado y  las herramientas psicoterapéuticas para trabajar contigo en la sanación de las heridas emocionales. Podrá ayudarte a conocer cuales son los mecanismos que te mantienen en el sufrimiento y te dará herramientas para poder salir de ahí y dejarlo atrás. Emprender un nuevo camino es posible.