Carta a mi Corazón

 

 

 Hola  Corazón

 

Hoy quiero sentarme un ratito contigo...

Hoy que el día parece lluvioso y hay otra calma y ritmo en el ambiente.

Hoy por fin puedo pararme y mirarte.... escucharte, reconocerte, y en lo que pueda reconfortarte.

 

 

¡Juntos hemos recorrido tantos caminos ya!!!  

Todas las huellas de mis pisadas en esta vida van marcadas en ti.

Porque, aunque para algunos solo seas un músculo que les permite la circulación de su cuerpo, para mí eres mucho más.

Eres ese filtro que transforma y depura mis emociones...

 

Que ha hecho que cada una de las vivencias y momentos que me tocaron vivir, vayan siempre impregnados de una mirada

de Agradecimiento y Amor. 

 

Gracias a ti, no sé mirar de otra forma.

 

Eres lo más puro y verdad que tengo, lo que siempre me acompaña, la ESENCIA de lo que soy.

 

Todo lo demás solo es envoltura, máscaras, mente, discursos de palabras, la foto que los demás quieren o necesitan ver de mí, una fotocopia de mala calidad que está tan lejos de ti y se parece tan poco a ti…

 

La miro y la siento como una desconocida, deambulando sin Alma, perdida.

 

Sí, corazón... así es como me siento cuando me olvido de ti, perdida, sin vida.

 

Solo cuando estoy contigo puedo sentir y Ser yo.

Sentir cada milímetro de vida, cada olor, cada sabor, cada textura, cada respiración, cada mínimo detalle.

 

Solo contigo puedo dar y tomar Amor, mirar con compasión y respeto a los ojos de los demás, sin prisas....

 

Sentir su dolor, su alegría, su dificultad, desde la humildad de todo cuanto pueden enseñarme.

 

Contigo me siento grande, fuerte, capaz, y me gusta lo que veo de mí.... con todas las partes que me componen, porque contigo todas se sienten aceptadas y queridas.

Muchas veces a lo largo de este camino no he sabido como protegerte.

Esos momentos en que, sin saber ni cómo ni porque, recibes un golpe inesperado, que te coge de imprevisto, desarmado, confiado, sin barreras ni defensas, y te rompes de nuevo en mil pedazos...

 

Es entonces cuando siento como te cierras, como te aprietas, como te encoges de dolor, un dolor inmenso.

Y puedo palpar tu tristeza, tu miedo, tu desconcierto... Y te escondes, hasta congelarte y querer desaparecer.

Mis ojos se abren buscando respuestas, buscando comprender que ha pasado, buscando una salida, buscando algo que pueda devolverte la calma.

 

Puedo ver y sentir esa sensación tan tuya de estar “perdido” y desorientado, porque es la misma que me inunda cuando me olvido de ti, porque olvidarme de ti es olvidarme de mí.

 

Pero NO TEMAS, CORAZÓN

Hoy puedo darme cuenta y me comprometo a cuidarte y protegerte, para que puedas seguir sintiéndote seguro de SER ese Corazón puro, sincero, generoso, inocente, soñador, confiado, ingenuo y amoroso que siempre me ilumina el camino.

 

Y te regalo este poema que alguien me dio con cariño para ti 

 

Alto el que se entrega, el que se da,

 El que lleva siempre a un niño arrullado en sus ojos,

 

El que se rinde por amor,

 

El que por amor destruye el palacio,

 

El que perdona,

 El que, al llegar a casa, secándose el sudor,

 

Exclama, bien estuvo el día, lo he vivido.

 

María del Mar Blanco.

Psicóloga Clínica. Psicoterapeuta.

 

Leer más 0 comentarios

Quiéreme cuando menos lo merezca

 Hoy quiero compartir contigo una certeza que me acompaña desde hace mucho tiempo…

La certeza de que lo único que nos ayuda a conectar con este regalo que es la Vida, es algo tan maravilloso como el AMOR.

 El amor es la única llave que abre la puerta de todos los corazones y el único capaz de reparar esas heridas que un día le hicieron cerrarse.

 

Por eso hoy te pido que ….

 

Me quieras cuando menos lo merezca

Porque será cuando más lo necesite

 

                                                                                                                            Henry Jekyll

 

Quiéreme cuando me enfado sin un motivo aparente, o sientas que tengo uno de esos días que cualquier cosa puede convertirse en una buena excusa para ello. Seguramente para mí, es menos complicado que explicarte que hay algo que me dolió y me hace sentirme triste. Solamente tu Amor paciente y amoroso, podrá calmar esa rabia y me ayudará a mostrarte mi tristeza.

 

Quiéreme cuando cometa errores, no soy perfecta. Nací para aprender de todo, y en ello estoy. Por eso, quizás tu Amor que es generoso, pueda darme otra oportunidad y la confianza para volver a intentarlo de nuevo.

 

Quiéreme cuando sientas que te he fallado, porque cuando te fallo algo se rompe dentro de mí y vuelven esos fantasmas que me recuerdan que otra vez te hice daño, y solamente tu Amor que es noble, me ayudará a perdonarme y volver a levantarme.

 

“El perdón cae como la lluvia suave desde el cielo a la tierra.

 Es dos veces bendito, pues bendice al que lo da y al que lo recibe”

 

William Shakespeare

Quiéreme cuando todo se vuelva oscuro, y no consiga encontrar esas estrellas que iluminan mis sueños. Cuando mis lágrimas sean la mejor forma que encuentro de decirte que estoy cansada, que me perdí en una noche oscura que parece no acabar nunca. Tu Amor que es todo luz, me dará la seguridad y me ayudará a encontrarme.

 

Quiéreme cuando menos me sienta merecedora de tu amor, es ahí cuando me hago cada vez más pequeña e invisible y cuando me siento insignificante. Solo tu Amor sin juicio, humilde y cuidadoso, me recordará que soy un ser único y bello, merecedor de Amor.

 

Quiéreme cuando aparezca la peor versión de mí, esa que cae una y otra vez en el mismo error, que se frustra al comprobar que aún no está aprendida del todo esa lección que la vida tiene para mí. Tu Amor confiado, comprensivo y sereno, me ayudará a conocer y a aceptar a esa otra parte que también soy yo.

 

Quiéreme cuando mis miedos más me bloqueen, cuando me paralicen, me anulen, me desdibujen. Ese Amor valiente, infinito e inagotable que te mantiene siempre a mi lado, me enseñará a comprenderlos y a superarlos.

 

Y ten por seguro, que cada día de mi vida te querré porque te lo mereces y estaré contigo siempre que me necesites….

 

María del Mar Blanco.

Psicóloga Sanitaria. Psicoterapeuta.

 

0 comentarios

Detente para avanzar

 

Parece una contradicción pero es una de esas verdades que tardamos  en descubrir.

Y es que  nos embarcamos en la vida con demasiadas cosas en la cabeza y con muy pocas en la conciencia. Y  la mente, ya se sabe, es "culillo inquieto" y no para en ningún momento.

Así que, agenda en mano,  siempre hay algo que resolver cosas que  conseguir, tareas que hacer y, todo ello, aliñado con esa terrible sensación de que no nos da tiempo.

Así que nos echamos a la carrera como el conejito blanco de Alicia: el tiempo corre, corre y corre, y nosotros corremos con él.

  

Convertimos nuestra vida en una pura carrera, de obstáculos, eso si.

 

Cada día planificamos cómo vamos a hacerlo para que todo funcione, para hacerlo un poco mejor, para adaptarnos a las exigencias externas e internas. Encajamos, como si de un tétric se tratara, cada tarea en nuestra planificación, hacemos frente a los imprevistos, contestamos llamadas, mensajes y correos, llevamos a nuestr@s hij@s al colegio, les ayudamos con sus tareas escolares, preparamos la comida, arreglamos nuestra casa, mandamos saludos a nuestros amigos y   planificamos cuanto jugamos con nuestros hijos y hasta cuando hacer el amor. 

Y cuando termina el día estamos exhaustos y para "desconectar" vemos una serie, jugamos a algún juego adictivo, y los que tienen más suerte, se quedan dormidos en el sofá.

 

Erróneamente hemos aprendido que nos sentiremos bien el día que consigamos  éxito laboral, un status social,  adquirir un coche, una casa, tener la seguridad de un empleo, de una pareja, tener hijos brillantes ... Queremos ser profesionales de éxito, maravillosos padres y madres, los mejores amigos de nuestros amigos y parejas excepcionales. 

 

Que andamos buscando?

 

En el fondo todos buscamos lo mismo, queremos que nos miren, queremos que nos  reconozcan, queremos que nos aprueben, queremos que nos quieran, y nos dejamos el pellejo en ello. Pero en la dirección equivocada.

Hemos creído que cuantas mas cosas consigamos ahí fuera más llenaremos lo de aquí dentro.

 

Y poco a poco, hechizados por tanta carrera , empezamos a

vivir una vida despojada de conciencia, ausentes del momento presente

y al margen de  nosotros mismos. 

 

Dejamos de disfrutar con nuestra profesión y hasta con nuestra afición, no saboreamos lo que comemos, lo que bebemos ni lo que sentimos, no tenemos tiempo de pararnos a hablar con el vecino de  cosas sencillas , no podemos parar un momento para tomar un café con nuestra pareja, no miramos el cielo azul, ni nos fijamos en qué luna hay hoy, y por supuesto no nos miramos a nosotros mismos.

 

Sin apenas  darnos cuenta empezamos a volvernos grises, tristes, cansados, irritados, con una, cada vez mas fuerte, sensación de estar inertes. Los días se repiten y nos sentimos sin energía. Y empezamos a quejarnos, del sistema, de la vida, de los demás y a exigir que  nos atiendan, nos ayuden  y que nos den todo lo que necesitamos.

TODO LO QUE NECESITAMOS.

Y ahí nos enredamos, nos metemos en relaciones en las que cada uno tiene necesidades que busca cubrir en el otro y muy pronto empezamos a descubrir que por una u otra razón, por uno u otro motivo, ni yo satisfago a la otra persona ni la otra persona me satisface a mi. ¿Qué está pasando? ¿Por qué no me dan lo que necesito?  ¿Por qué no me ven? ¿por qué no me quieren? 

 

 

DETENTE

 

¿Quién no se da lo que está necesitando?

 ¿Quién no se está tratando bien?,

¿Quién no se está teniendo en cuenta?,

¿Quién no se está mirando?

¿Quién no siente estima por quién?

¿Quién se está abandonando?,

 

 

SABES LA RESPUESTA, VERDAD?

 

Sólo tu puedes hacer el cambio. No le pidas a nadie más que haga algo para que dejes de estar irritado, cansado, triste y sin energía. Entonces ahora hay que cambiar el rumbo. Toca coger las riendas de tu vida. Dirígete la mirada y hazte cargo de ti.

 

Pregúntate,

 

Cómo puedo empezar a tratarme mejor ?

Qué voy a hacer para tenerme en cuenta?

Cómo puedo hacer para no abandonarme?

Qué haré para sentir que cuido de mi?

 

 

Sólo tu puedes darte lo que realmente necesitas, eres quien sabe más de ti mism@. Solo tu puedes encargarte de ti.

De tu persona, de tu cuerpo, de tus pensamientos, de tus sensaciones y de tus emociones. De tu cansancio, de tu tristeza, tu enfado, tu miedo, tus ideas, tus palabras, tus actos.  Esa es tu  primera responsabilidad.

Date cuenta.

Si te encargas de ti,  vas a notar cómo mejoras y cómo, si te sientes bien, vas a irradiar bienestar, si tienes energía vas a sentirte viv@, si te sientes descansad@ vas a estar de buen humor, si no te abandonas  ya no te sentirás sol@.  Encargarte de ti hará cambios importantes en tu vida

 

Quizás estés pensando que es muy difícil. Todos los comienzos son difíciles pero este es el camino.

Toma conciencia de ti, habítate y hazte cargo.

 

Después continua caminando en esa dirección y AVANZA

 

 

 

Ana García

Psicóloga Clínica

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Hoy sí soy capaz

 

Hoy soy capaz de darme cuenta del camino que recorrí, de los golpes que sufrí, de los regalos que recibí, de todo a lo que renuncié y de todo lo que construí…

 

Que difícil pararse y mirar, pero que importante es.

 

Hoy soy capaz de hacerme cargo de todo aquello que permití, de todo aquello que callé, de todo aquello que minimicé, de todo aquello que no quise ver, de todo aquello que no me sentí capaz de parar…

 

Hoy soy capaz de no ponerlo en ti.

 

 Hoy soy capaz de perdonarme por todo ello, comprenderme y sentir compasión y amor por esa que fui, porque creo que este es el primer paso cuando intentas levantarte y coger fuerzas para empezar a caminar de nuevo.

 

Mirarte y sentir “lo hice lo mejor que pude o supe”, sin pasarte factura.

 

 Hoy soy capaz de responsabilizarme de mis decisiones, de mi incapacidad para decir no, de mis miedos, de mis dudas, de todo aquello que se quedó en el camino y de esos sueños que aún me quedan por cumplir.

 

Todo es mío, todo lo cree yo, todo lo permití yo. Porque hoy se, con toda certeza, que todo lo ponemos en nuestra vida para algo.

 

            Hoy soy capaz de poner límites para no permitir nunca más que nadie decida por mí, que perturbe mí calma, que me invada con sus necesidades, que cuestione mis emociones o mi sentir, que ningunee mis sueños, que trate mal mi corazón, que me coarte, que me frene, que me quite las ganas de estar aquí, porque...

 

           Solo Yo soy dueña de mi cuidado y mi bienestar en esta vida.

 

           Hoy soy capaz de decir que tengo derecho a elegir lo que quiero para mí, a equivocarme, a mostrar mis emociones, a decir NO, a defenderme y protegerme cuando me sienta en peligro, a ser feliz, a saber quién soy, a llenar mi vida de las cosas que amo, a estar tranquila.
           Hoy siento que merezco todo lo mejor.

 

           Hoy soy capaz de sentir que soy mucho más que todo aquello que me dijeron que era, que todo aquello que me ocurrió, que todo aquello que viví, porque...

 

            Todos somos un universo sin límites, un universo por descubrir y explorar, un universo maravilloso en el que todo es posible.

 

 Hoy soy capaz de sentirme agradecida y comprometerme con la vida, con todo lo que generosamente me ofrezca, con sus riesgos, con su cansancio, con sus sorpresas inesperadas, con la belleza de des-cubrirme y des-cubrirte cada día.

 

             ¿Te apuntas? Tú también eres capaz de darte cuenta, de hacerte cargo de ti, de perdonarte, de responsabilizarte, de poner límites, de sentir que tienes derecho, porque tú también eres mucho más.

 

 No te dejes convencer por esos miedos que tanto saben de nosotros, o por ese cansancio que te invita a renunciar, o ese hombre de negro que aparece para recordarnos todos nuestros errores y aniquilar cualquier posibilidad de cambio, consiguiendo dejarnos de nuevo bloqueados y anclados en el pasado.

 

 No lo dudes ni un momento, todo está dentro de ti esperando solo a que le des el tiempo, el amor y la calma para mostrarse, para decir basta ya !!!!

 

Tu eres capaz…. Adelante !!!!

 

 

 

María del Mar Blanco

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentarios

Cuidemos del Ser Humano

Maravilloso el Maestro Claudio Naranjo.
En esta entrevista explica de forma clara la necesidad de conectar con nuestras partes doloridas para poder recuperar la libertad interior y recorrer el camino del Amor. 


Hace un repaso precioso explicando cómo esta Sociedad Civilizada y Patriarcal ha dado prioridad a valores competitivos, intelectuales y fríos que nos alejan de la mirada comprensiva y amorosa para con nuestros niños y nuestros congéneres.

Cómo esta Sociedad Civilizada y traumatizada por un largo pasado bélico corre tras todo lo que se pueda consumir como si no hubiera un mañana, alejándose del hogar.

Cómo esta Sociedad Civilizada olvida la mirada introspectiva hacia nuestro capital humano, ese que está en el interior, y prefiere mirar hacia afuera. Entre otras cosas por la falta de tiempo que provoca seguir corriendo hacia no se sabe dónde.

En definitiva, cómo esta Sociedad Civilizada está dando demasiadas muestras de incivilización emocional.

 

Necesitamos más sonrisas, más dedicación, más juego, más comprensión, más compañía, más AMOR.

 

Cuidemos del ser humano.

 

 

 

Ana García 

Psicóloga Clinica y Psicoterapeuta 

Leer más 0 comentarios

Abre la puerta y entra

 Es que yo soy así ....

 

Muchas veces he escuchado esta frase y siempre me he preguntado que hay detrás de ella. 

 

Es una frase que  no me gusta mucho porque generalmente se dice cuando ya no se quiere seguir hablando de lo que  nos traemos entre manos. Por eso  siento que, quien la dice se está escondiendo detrás de ella. Es cómo si al decirla, cerrara la puerta y ya no es posible continuar.

 

A veces imagino que detrás de un  Es que yo soy así,  lo que hay es  un abismo que produce cierto  vértigo que hace, que sea mejor no mirar. Otras veces imagino que lo que  se ve es una maraña muy liada, densa y  oscura que asusta, deprime o enfada. Así  que,  sea como fuere es mejor cerrar de nuevo esa puerta y no seguir mirando. Y así continuar con lo que estábamos haciendo.

 

Y es que es verdad que hay tantos aspectos que desconocemos de nosotros mismos ... y da tanto susto lo desconocido.....

Somos seres complejos, hoy sabemos que nuestro cerebro contiene mucha más memoria y un nivel de procesamiento muy superior al mejor ordenador que haya en este momento en el mercado.

Además nuestro cerebro es el único capaz de pensar por si mismo, sin que nadie le ordene lo que tiene que hacer. Y no solo eso, somos los únicos seres en el planeta capaces de pensar sobre lo que pienso, siento o hago . 

Esto nos proporciona una interesante capacidad: la de ser observador de nuestros propios procesos  corporales, mentales y emocionales.

 

Y esta es la clave: ya que al poder  observar nuestros propios procesos vamos a  desarrollar  cada vez más nuestra capacidad de introspección. O sea, nuestra capacidad para mirar dentro.

 

Ya se que no es nada fácil mirar hacia adentro, uno no sabe ni por donde empezar, pero hay que empezar.  

Hay un momento  en el que  es mejor empezar a mirar que volver a cerrar la puerta.

Y ese momento generalmente coincide con  tocar fondo. Así que,  si ese es tu momento ahora, abre la puerta y adéntrate en ti. Y si no lo es, pero eres atrevid@ hazlo igualmente. Comienza ese maravilloso y único viaje, privilegio solo de unos pocos osados que no se conforman con sobrevivir y quieren  EMPEZAR A VIVIR.

 

Eres más, mucho más de lo que alcanzas a ver en este momento. Atrévete a entrar. Descubrirás a un maravilloso ser, escondido tras capas y capas de defensas, mecanismos de supervivencias, disfraces de todo tipo.... pero detrás de todo eso hay un ser único e irrepetible. Un ser divino, que vino a este mundo con una importante misión. Una misión que está relacionada con ese don que tienes. Si, todos nacemos con un don.  

 

Si quieres saber cual es el tuyo, sólo tienes que observar qué es eso que, cuando lo haces,  te hace sentir liger@, conectad@, donde el tiempo se para, no existe la pereza, y te llama una y otra vez. Es aquello que te da luz. Seguro que alguna vez alguien te ha dicho,....Desprendes una luz !!!!

Si ahora no encuentras nada así, quizás es que lo hayas escondido muy adentro. Entonces acuérdate de qué era aquello que sabías que te gustaba cuando eras pequeño, o adolescente.  Es algo que  siempre te atraía  y cuando lo realizabas no existía el cansancio ni el aburrimiento. 

El don también se caracteriza porque genera un estado sensorial y emocional que normalmente llamamos entusiasmo 

(¿sabías que la palabra entusiasmo significa "tener un dios dentro de ti"?)

Si te pusieras delante del espejo en esos momentos, verías brillar tus ojos, y toda tu cara estaría sonriendo. El cuerpo se vería erguido y ligero a la vez, y probablemente no notarías ninguna molestia, o al menos no sería tan importante como para distraerte.

 

Otra característica que tienen el don es que nos eleva y nos permite soñar. 

Pero no es un  sueño cualquiera, no. Son sueños en donde sentimos la certeza de la realización. Ahí dentro, dentro, dentro, sabemos que el sueño se va a cumplir, sabemos que sólo tenemos que dedicarnos con ese amor y ese disfrute a lo que estamos haciendo y se cumplirá.

 

Ya has localizado el tuyo? Pues síguelo, porque así cuando digas Yo soy así, realmente sentirás que es verdad. Sentirás que has encontrado el camino, el lugar donde perteneces, lo que realmente le da sentido a tu vida, tu misión..... 

 

Así que,  abre la puerta y entra......

 

 

Ana García 

Psicóloga y Psicoterapeuta

 

Leer más 0 comentarios

Comprométete contigo

 

Ayer estuve con unas buenas amigas tomando café, y una de ellas nos contó que  estaba de moda casarse con uno mismo, con  ceremonia, invitados,  celebración,  regalos…

Estuvimos un rato imaginando cómo sería esta celebración y nos reímos de algunas bromas que se nos iban ocurriendo sobre la marcha.

Pero la verdad es que cuando volví a casa me quedé pensando en ello. Me di cuenta que a lo largo de nuestra vida nadie nos habla de la importancia de comprometerse con uno mismo.

 

Vivimos en una sociedad que nos  empuja, y en muchas ocasiones, nos exige comprometernos con unos estudios, un estilo de vida, con las personas que nos rodean, con nuestro trabajo, la comunidad en la que vivimos, los hijos, las mascotas, el medio ambiente….

Pero no es habitual escuchar hablar del compromiso con uno mismo y por supuesto nadie nos lo exige.

 

Sin embargo, ¿qué ocurriría si me comprometiera conmigo misma?

Que ocurriría si ese compromiso fuese respetarme y amarme el resto de mi vida?

¿Que ocurriría si me comprometiese a permanecer conmigo en la salud y en la enfermedad, en la riqueza, en la pobreza….?

¿Qué ocurriría si decidiéramos mantener un compromiso de cuidados, atención, respeto, compasión, amor, lealtad, honestidad y sinceridad con nosotros mismos, en cada una de las circunstancias que vivamos?

 

Pues no suena nada mal , verdad?

 

Respetarme me invita a  mirarme por dentro y por fuera. Explorar todos esos aspectos que me conforman y que hacen de mi la persona que hoy soy. Desarrollar la curiosidad de conocerme y  comprender todos los malabarismos que he tenido que hacer para llegar hasta  aquí, donde estoy ahora. Aceptar que quien se mira al espejo todas las mañanas ha sobrevivido a muchas pruebas. Con esa mirada exploradora, comenzar a descubrir qué y cómo me gusta vivir. Qué caminos quiero recorrer, qué planes quiero tener, con quién quiero pasar mi tiempo....en fin conocerme para tenerme en cuenta.

 

De modo que, si me respeto a mi misma, voy a tener presente las cosas que me gustan y las que me disgustan para dirigirme  o alejarme de ellas de un modo consciente.

 

                 Porque voy a tenerme en cuenta, voy a respetar lo que siento que soy

 

Claro, respetarme a mi misma también implica no  permitir las intromisiones, el control, o incluso los abusos  de aquellas personas que tienen como estilo de vida invadir el terreno de los demás. Implica por tanto saber decir NO, poner límites.

Es muy probable que me guste relacionarme con personas que al igual que yo, también se respetan a sí mismos. Vamos a saber que eso es fundamental para el bienestar de los dos.

                                                                                                      Voy a decir que no

 

Amarse  a una  misma es una capacidad  natural, que viene de fábrica. Traemos todo lo necesario para amar y amarnos. Sin embargo en la  relación  con los demás esta capacidad puede ir dañándose. Y es que "La mirada del otro" va condicionando sutilmente lo que sentimos hacia nosotros mismos. Inevitablemente hemos aprendido a amarnos en función de cómo nos han amado.

 

Pero llega un momento en el que debo volver a mirarme ,con ojos nuevos, como si fuese la primera vez.  Mirarme y saber que soy una persona única, que a pesar de los sinsabores, dificultades vividas, problemas encontrados , relaciones complicadas... he llegado hasta aquí.

 

Saber que puedo seguir contando conmigo, que me acompaño desde mi nacimiento, y que seré la única persona que con seguridad estaré el día que me toque irme de este mundo. Que me soy fiel y que a pesar de que muchas veces no me comprenda y pueda  llegar a perder la paciencia conmigo,  siempre estoy aquí para mi.

Darme cuenta de  que a pesar de lo  difícil que puede ser comprenderme a mi misma y lidiar con los fantasmas internos , soy YO la que más se de mi misma y la que tiene las claves ( aunque me cueste encontrarlas).  

Saber que aunque no soy  infalible, puedo retirarme y  lamer mis heridas hasta que van poco a poco sanando.

Darme cuenta que  aunque la vida se complica,  a veces de tal manera que no se qué hacer ni por donde tirar,  me tengo a mi misma. 

 

Cuidaré de mi y sanaré mis heridas

 

Saber que me equivoco, que  me enredo, que me lío, que meto la pata, que puedo hacer daño. Y tomar conciencia de que no lo se hacer mejor, que realmente hago lo que puedo en cada momento, porque no tengo todas las respuestas ni conozco todos los caminos.

Es verdad,  me equivoco.

Por eso , mejor guardo el látigo y me paro a mirarme. Mirarme con una mirada paciente, amorosa, compasiva. Dándome cuenta de lo poco que soy, de lo poco que se y de lo mucho que necesito. Secarme las lágrimas y decirme "Vega, ya está, ha sido un día duro, lo hiciste lo mejor que supiste,respira y descansa un poco".

Me perdono

                                                                       Me acepto como soy y como estoy

 

Darme cuenta que aun derrotada, sigo estando ahí, que de nuevo yo soy la que permanezco. Que aunque débil, podré volver a levantarme y seguir caminando, porque cada minuto, cada hora, cada día, voy a elegir lo mejor de  mi. Lloraré lo que necesite, me caeré cuantas veces tenga que caerme, me dolerá lo que tenga que dolerme pero siempre me escogeré a mi.

 

Elijo lo mejor de mi

 

Así que, 

 

 Me comprometo a amarme y respetarme durante el resto de mi vida en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, no podré evitar lo que la vida estime oportuno traerme,  pero mi actitud amorosa conmigo misma me ayudará a lidiar con  lo que venga.

 

 

Merece la pena trabajar por ello no?

 

Me comprometo conmigo

 

 

Ana García 

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta

3 comentarios

Despedirse es un movimiento lento

Despedirse es un movimiento lento.

 

Qué difíciles son las despedidas, cuánto de pegados están los apegos.

 

Despedirme de aquellos estudios que quise y no  tuve, aquellos momentos que deseé y no llegaron, aquel hijo que no vino o que perdí, aquella relación que no fue cómo imaginé, la ilusión que no se cumplió, aquella enfermedad que me hizo perder alguna parte de mi cuerpo, aquellas renuncias que viví, aquella persona que se fue para siempre.

 

Puedo negar la dificultad que conlleva despedirse, o revolcarme en ella, puedo racionalizar que no es importante, desear dejarla atrás, no querer volver a mirar.

Pero la verdad es que en cada despedida he perdido  un trocito de mi misma. Y eso, no puedo ignorarlo.

 

Así que, si hay algo seguro es que... despedirse es tan difícil como necesario.

Se hace necesario atenderme con conciencia, con atención , con dedicación. Atender  ese hueco que se queda conmigo.

 

No conviene correr.  Me he dado cuenta que si corro probablemente estoy huyendo. Y huir no es la manera. Tampoco es bueno atascarse. Entonces,  es que me he quedado paralizada, como estatua de sal, mirando la tragedia.

 

 También he visto que cuando no me despido se  complica seguir caminando, y esto ocurre aunque no me de cuenta.  Baja la energía vital,  o aparece la ansiedad,  no estoy a gusto conmigo misma, duermo mal. 

 

Despedirse es  un movimiento lento. 

 

La despedida es un camino de soledad porque es un sendero estrecho, muy estrecho, donde solo cabe una persona.

Es como caminar por un filo. 

Así que la única forma de  atravesarlo  es sola con una misma.

La despedida es un proceso íntimo, muy íntimo, donde revisar mis carencias. Porque  enfrentar las ausencias, me enfrenta con mis "huecos", con esas partes del puzzle que se quedaron sin rellenar. Mi compañera soledad me da el espacio para esta revisión.

 

Despedirse es un movimiento lento, un proceso íntimo.

 

Tengo que ser muy observadora y cuidadosa de mi misma en la despedida. Es un momento delicado, estoy débil y dolorida.

Así que lo primero es pararse, dar un paso atrás y tomar conciencia de lo que me está ocurriendo. Darme cuenta de cuan pequeña me siento y cogerme en brazos. Re-cogerme.

 

Despedirse es un movimiento lento, un proceso íntimo,

donde poner nuestra conciencia para recogernos.

 

 

Duele. 

Y hay que dejarse sentir ese dolor.

Dejar sentir el dolor.

Qué difícil. Qué difícil no hacer algo para huir de él, que difícil no buscar cualquier distracción que me haga olvidarlo por un rato, que difícil no meterlo debajo de la alfombra para no verlo, que difícil no mirar para otro lado, hacerme "la loca"....

Qué difícil dejar que el dolor me  lleve al fondo......para flotar otra vez.

Pero ese es el proceso.

Las despedidas hay que sentirlas, hay que llorarlas, hay que dejarlas estar. El dolor forma parte de la vida y la  sabiduría pasa por aprender a sentirlo, a  vivirlo y a superarlo.

Pero no desde el victimismo, ni la resignación, ni el sacrificio. Tampoco porque espere una recompensa terrestre o celestial, ni porque sea lo que se espera de mi,  porque alguien me dijo "tu eres fuerte". No. 

Primero acepto el dolor, ya está aquí. Ha llegado y lo siento con fuerza en mi cuerpo, en mi mente, y en mi alma.

Lo dejo ahí,  decido vivir con él, llevármelo  al trabajo, cuando paseo, tenerlo  conmigo cuando cocino, cuando leo o veo la tele, cuando estoy con otras personas. No es necesario exponerlo ni disimularlo, no tengo que hacer nada especial con ese dolor, solo sentirlo.

Dejarlo estar conmigo. Es el dolor de lo que no está. 

Poco a poco, muy poco a poco, y a medida que voy  dejando de tener miedo por no tener lo que me dije que necesito tener,  a medida que dejo de sentir enfado por lo que quise y no pudo ser, a medida que las lágrimas barren la pena,  el dolor va  disipándose. 

Respiro, respiro, respiro, confío y sigo adelante.

 

Despedirse es un movimiento lento, un proceso intimo,

donde poner nuestra conciencia para recogernos y dejarse sentir el dolor.

 

 

 Voy descubriendo que lo que no pudo ser también vino a darme. Vino  a ofrecerme aspectos importantes de mi misma. Me he dado cuenta que debo convertir  el fondo en figura. Así aparecen  informaciones guardadas sobre mi, aspectos menos visibles pero fundamentales para comprender mi ser.

Por eso se ahora,  que lo mejor es  honrar lo que no tuve,  porque vino a contarme lo que no sabía de mi,  lo que creí no ser. Lo que me completa, lo que me hace avanzar.  Hay  que seguir manteniendo los ojos del corazón y del alma abiertos para no perder detalle.

.

Despedirse es un movimiento lento, un proceso íntimo,

donde poner nuestra conciencia para recogernos, y dejarse sentir el dolor.

 Despedirse es honrar a lo que no pudo ser.

 

 

Y  por eso quiero reverenciar a la Vida y a la Luz , y les digo cuanto las quiero, y les hago saber que  se.

Se que me  llevan de la mano para poder acceder a lo más puro que hay en mi.

Y entonces no tengo mas que agradecer, agradecer poder encontrar este sendero, este nuevo camino que me da la despedida. Doy  las gracias por descubrir aspectos escondidos, elementos de mi ser que quizás no sabía ni que existían, y que ahora puedo comenzar a ver.

Son aspectos heridos, dañados que requieren de toda mi consideración y que estaban ahí sin atender.

 

Despedirse es un movimiento lento, un proceso íntimo,

donde poner nuestra conciencia para recogernos y dejarse sentir el dolor. 

Despedirse es honrar a lo que no pudo ser y agradecer.

 

 

Y así, la vida me  acompaña para que pueda seguir rescatando trozos de mi.

Trozos de mi.

Porque cuando me paro en este proceso, se  me muestra un trocito  de mi Alma, uno de los trocitos que tengo que rescatar, que tengo que cuidar, al que me tengo que dedicar. Y esta es mi tarea en la despedida, dedicarme a mi.

Dedicarme a sanar mi Alma. Esa a la que  en algún momento, abandoné.

Dando otro pasito más, creciendo un poco más, recomponiendo mis alas.

 

 

Despedirse es un movimiento lento, un proceso íntimo,

donde poner nuestra conciencia para recogernos  y dejarse sentir el dolor. 

Despedirse es honrar a lo que no pudo ser y agradecer la oportunidad de sanar lo que  sí es.

 

 

Ahora ya se para que fue lo que no pudo ser, para que vino lo que perdí, para que desapareció lo que tuve...

Ahora ya se qué ha surgido de esa ausencia. El fondo se ha hecho figura y ya lo se.  Puedo soltarme. Soltarme para seguir.

Y ahora creo, solo lo creo, que  ya ha pasado lo peor. Ahora aunque cansada, mi fuerza interior me acompaña, ahora se qué tengo que hacer, comienzo a vislumbrar algo en el horizonte. 

Respiro, respiro, respiro, confío  y sigo adelante.

Y ahora ya puedo soltar.

 

Despedirse es un movimiento lento, un proceso íntimo,

donde poner nuestra conciencia para recogernos y dejarse sentir el dolor . 

 Despedirse es honrar a lo que no pudo ser  y agradecer la oportunidad de sanar lo que sí es.

 Despedirse es soltar.

 

 

 

 

Ana García 

Psicóloga y Psicoterapeuta

1 comentarios

Agradecidas

Tras  un año compartiendo vivencias llenas de momentos inolvidables en cada uno de nuestros talleres y experiencias,  queremos transmitiros lo afortunadas que nos sentimos, y agradeceros  que nos hayáis permitido  acompañaros en estos Senderos de Crecimiento.

Muchas gracias  a nuestras colaboradoras,  Maria Ortega y su Arteterapia,  la Biodanza con Aline Reis, Ana Raventós con su DAR, las Diosas de Sonia Simón y la mirada fotográfica sobre las mujeres de Carmen Hache. Ellas lo han hecho posible.

 

Ha sido un año de encuentros inesperados que la vida ha ido poniendo a nuestro paso, facilitando el camino. Encuentros llenos de calidez, amor, sencillez, autenticidad....personas de trato fácil con las que todo es posible, personas que también saben moverse en la dificultad porque la acogen como lo que es, una gran maestra. Personas que hacen posible lo que , en algún momento, parecía imposible. Remando al mismo compás, como dice Macaco.

 

Ha sido un año de caminar y des-cubrir, aprender mientras se vive, ir quitando capas, ir poniendo conciencia,  despejando lo accesorio,  poniendo luz, aunque a veces la luz ilumine lo que no nos gusta ver.

Acompañando en este viaje al interior.

 

Y como colofón nuestro taller más querido Caminando la Vida.

Recorrer los bosques gallegos del Camino de Santiago y aprovechar todo lo que ofrecen para revisar nuestro caminar por la vida. Saber caminar con nuestros miedos de una mano  y nuestras ilusiones de la otra, aprender el lenguaje del cuerpo, diferenciarme de mi mente, dejarme sentir y no huir, y por último.... Nacerme de nuevo.

Y después..... llegar a Santiago donde nuestros  pies nos han llevado tras 116 kilómetros.

El pecho se llena y  te das cuenta  que eres más, eres más que aquello que creías de ti cuando comenzaste a caminar. 

Agradecidas de nuevo porque nuestr@s participantes confíen en nosotras y  nos permitan  ser espectadoras de su proceso, por poder ver sus miradas de felicidad ante sus des-cubrimientos, por dejarse caer y permitir que las sostengamos, por su valentía y determinación cuando se dan cuenta que el camino no siempre es fácil, por el exquisito cuidado un@s de otr@s, por las risas, las canciones, las lagrimas, los miedos.... por todo. Gracias.

 

 

Y ahora,con este maravilloso sabor en el alma,   sentimos la fuerza y la ilusión para comenzar a programar las actividades de cara al próximo curso. En breve tendréis noticias de nuestras  propuestas, destinadas a continuar este bonito viaje .....

 

Ana García y Maria del Mar Blanco

Psicólogas y Psicoterapeutas


Leer más 0 comentarios

Nacerse en el Camino

 Taller Caminando la Vida en el Camino de Santiago

 

 

 

 

Tener la oportunidad de comenzar un camino atento a cómo caminas, dándote cuenta de las cosas que te empujan,  te dan miedo, te ilusionan  o te frenan.....

Tener la oportunidad de comenzar tu camino con tu conciencia puesta en ti: me gusta ir en primer lugar?  me quedo en el ultimo?, lo importante es llegar o es el camino?, disfruto del paisaje o voy atent@ a no tropezarme? me gusta conocer nuevas personas o camino en solitario?.... 

 

Profundizando poco a poco en tu forma de caminar por la vida.

 

Tomar conciencia de tu cuerpo, de las trampas de la mente y de lo necesario de dejarse sentir. 

Ser consciente de tu respiración, de tu motor

Ser consciente de  tus sensaciones y de la relación que tienen con tu manera de caminar,

Conectar con la vida vibrante de los bosques, los sonidos de la naturaleza,  la lluvia, el frío, el sol, el agua corriendo por los  arroyuelos y saber que somos UNO,

Tomando con apertura lo que el día te traiga y disfrutando de las pequeñas cosas que hay a tu alrededor, sabiendo que siempre llega lo que necesitamos.

Agradecer

Conectar con el silencio.

Ir acallando a la mente,

poner luz en ti...

...y encontrarte,

reconocerte tal como eres...,

y tomarte, recogerte...

saberte merecedor de tu amor...

...Nacerte.

 

Ana García 

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta

 

 

 

8 comentarios

Caminando la vida en el Camino de Santiago

 

Ya hemos empezado. Ya estamos preparándonos.

Caminando la vida en el Camino de Santiago.

Aprendiendo a transitar lo que el Camino nos trae.

Porque la Vida siempre nos da  la oportunidad.

 

La oportunidad de pararnos y mirarnos, de tomar conciencia de nosotr@s mis@s y entonces de descubrirnos. En cada parón, en cada problema, en cada dificultad, la vida nos ofrece una  linterna y, si estamos atentos veremos que  comienza a  iluminarse el camino.

Pero tienes que estar dispuest@ a mirar, aunque duela o de miedo, qué hay en ese camino.  

Y no tiene por que ser un camino llano, no. A veces hay piedras, muchas y grandes, y otras veces pendientes escarpadas.... pero a cada paso, cada metro conseguido sentirás tus piernas fuertes, notarás que se va disipando esa idea de que no ibas a poder hacerlo, te irás dando cuenta de que eres capaz.

Este taller nos empuja y nos sostiene en este caminar la vida. A ver qué nos depara esta vez.

 

 

Ana García y María del Mar Blanco 

Psicólogas y Psicoterapeutas

 

0 comentarios

CÓMO SE CONECTAN LAS NEURONAS? CONECTOMA HUMANO

Interesante capítulo de Redes sobre el cableado neuronal. Las recientes investigaciones en Neurociencia están revelando cómo guardamos las experiencias vividas, la plasticidad de nuestro cerebro y cómo los nuevos descubrimientos están revolucionando los nuevos tratamientos para los trastornos mentales.

 

 

0 comentarios

CARTA A LA ANSIEDAD


 

La ansiedad es una respuesta biológica y adaptativa que compartimos con los demás animales. La manifestación de la ansiedad aparece en nuestras vidas como la señal de que algo "malo" está pasando. Nuestro cerebro interpreta las señales externas o internas y decide que estamos sufriendo algún tipo de amenaza y a partir de ahí, pone en marcha una respuesta de alarma que vamos a llamar ANSIEDAD. En esta respuesta intervienen diferentes estructuras cerebrales  que producen cambios en la física y la química del cerebro. 

 

Para aprender a manejar la respuesta de ansiedad es importante DARSE CUENTA, que nuestro cerebro está funcionando correctamente, o sea, está haciendo lo mejor que sabe hacer cuando detecta una amenaza: poner en funcionamiento nuestro Sistema de Alerta. Somos nosotros los que tenemos que averiguar cual es "ese peligro" que nuestra mente está registrando y que hace que nuestro cerebro se alarme. 

 

Hemos encontrado esta estupenda propuesta de Fabiola Cuevas, psicóloga de la pagina Deansiedad, sobre la función y la finalidad de la respuesta de Ansiedad.

 

 

       Hola!

 

Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia?

 

Digo, sé que sientes horrible cada vez que aparezco, que te desesperas y quisieras mandarme a volar, sé que si pudieras… me

matarías, sobre todo porque crees que soy yo la que te quiere matar o hacer daño, pero créeme, si no te he matado, no lo voy a hacer.

 

No estoy aquí para hacerte daño, mucho menos para volverte loco, creo que ya te lo he demostrado cada vez que llego a tu cuerpo, hago un relajo y te asusto, pero al final del día… no te he matado, no te has vuelto loco.Si pudiera, lo haría, pero esa no es mi idea.

 

La verdad es que aparezco y te hago sentir todo eso porque no había logrado encontrar otra manera de hacerme escuchar por ti, estabas tan ocupado tratando de ser exitoso, productivo y de demostrarle a los demás que eres digno de ser amado… que no escuchabas mis pequeñas señales.

 

¿Recuerdas esa vez que te dio un dolor de cabeza? ¿O cuando tuviste insomnio por más de 2 horas? ¿O qué tal esa vez que sin razón aparente te soltaste a llorar?

 

Bueno, pues todas esas veces era yo tratando de que me escucharas, pero no lo hiciste, seguiste con tu ritmo de vida, seguiste con tu misma manera de pensar… Entonces intenté algo más fuerte, hice que te temblara el ojo, que se te taparan los oídos y que te sudaran las manos… pero tampoco me quisiste escuchar.

 

Aunque entre nosotros, los dos sabemos que sentías mi presencia, es por eso que cuando te quedabas tranquilo… o era momento de estar sólo contigo mismo, en soledad… te empezabas a poner nervioso, como si algo te impidiera quedarte quieto.

 

Te desesperabas, porque no “entendías” con tu mente racional lo que estaba pasando, y claro, con tu mente racional no me ibas a entender.

Así es que por eso me he rendido y decidí escribirte.

 

Y te felicito si estás leyendo lo que te digo, porque significa que ya tienes el valor de escucharme, y créeme, nadie mejor que yo sabe de tu gran habilidad para evitarme y salir corriendo, huyendo de mí como huirías del monstruo en el bosque oscuro.

 

Como esas veces que me evitas y te distraes embobándote horas con la televisión, viviendo las vidas de otras personas que ni conoces para no enfrentar que la tuya no te gusta.

 

O qué tal, de esas veces que con un par de copas lograbas adormecer tus nervios e inquietud; y ni qué decir de esas otras substancias que más allá de adormecerte, te fugan de esta realidad que no quieres enfrentar.

 

Pero bueno, espero que ahora estés listo y lista para enfrentar tu realidad y escucharme por fin.  Espero que estés listo y lista para enfrentar la verdad de tu vida y de ti mismo tal y como es, sin máscaras, sin atajos… sin pretensiones.  Así es que aquí van las cosas como son.

Lo único que llevo tratándote de decir todo este tiempo, es que… ya es tiempo de evolucionar, necesitas hacerlo, no hay de otra.

 

Necesitas crear cambios muy profundos dentro de ti, pues por alguna razón, en realidad no estás disfrutando de tu vida y no te sientes pleno.  Por eso yo estoy aquí, para ayudarte a recuperar esa plenitud que vive dentro de ti, y para lograrlo, tendrás que deshacerte de lo que te impide contactarla.

 

Estoy aquí para ayudarte a ver precisamente qué te impide contactar con tu sentido de vida, con tu pasión por vivir, con tu alegría y con tu verdadero ser que es tu esencia.  Cada vez que yo aparezca en tu vida, será porque por ti mismo no te has dado cuenta que no estás siendo pleno y feliz, así es que si vuelvo a aparecer, no te asustes… mejor agradéceme que llegué y escúchame.

 

Y si realmente me escuchas, no tardarás en hacer los cambios que necesitas hacer en tu vida, los harás de inmediato, claro, eso si realmente quieres sentirte bien de nuevo, todo depende de qué tanto quieras.  Y se que sí quieres, pero a la vez sé que quieres seguir en tu confort y en tu comodidad por vivir con lo “conocido”, aunque eso conocido te haga daño.

 

Prefieres seguir buscando la aprobación y aceptación de los demás, haciendo hasta lo imposible por llamar su atención; buscando seguridad en otras personas menos en ti; prefieres que los demás sean responsables de tu persona mas que tú mismo, y claro, te entiendo, todos quisiéramos regresar a la barriga de nuestra mamá y despreocuparnos de todo.

 

Pero… tengo una noticia, solamente entrando a un temazcal podrás acercarte a esa experiencia.  Mientras tanto… necesitas asumir que eres responsable de ti y que solamente tú me podrás escuchar, y cuando me escuches y yo vea que me hiciste caso, créeme que me iré. Solamente tú puedes hacer que me vaya.

 

Y eso es algo muy importante que te quiero decir, en verdad me iré en cuanto vea que estás haciendo esos cambios en tu vida, cuando vea que estás en camino a tu evolución y que estás dispuesto a crecer y recuperarte a ti mismo.  Mientras no lo hagas… aquí seguiré.

 

 

En conclusión, si hoy estoy aquí, es porque me necesitas.

 

Necesitas de mi para modificar tu manera de interpretar tu realidad, la cual déjame decirte que está un poco distorsionada.  Necesitas deshacerte de creencias que no te ayudan y que solo te limitan; necesitas perdonar todo ese enfado que guardas a tus seres queridos y recuperar tu libertad interior.

 

Y sobre todo,  me necesitas para hacer lo que te gusta de la vida, para ser tú mismo, y perder el miedo al rechazo o abandono de los demás.

 

Necesitas de mí para ponerle límites a las personas que te lastiman; para que te agarres de valor y aprendas a decir que “no”; para que dejes de mendigar amor con quien no te merece; para que dejes de depender de la existencia de tu pareja para ser feliz; para que de una vez por todas… ¡cuides tu cuerpo!

 

¿De qué otra manera le habrías puesto atención a tu cuerpo? Digo, probablemente de muchas maneras, pero ésta está funcionando.  Necesitas darle el alimento que necesita, dejar de criticar tu físico y agradecerle por lo que te da; haz que sude y que se mueva, ten tus hormonas al día y duerme las horas que necesitas.

 

¿Por qué te explotas? ¿Por qué te exiges tanto? No entiendo porque lo haces… si lo tienes todo, lo eres todo, tienes toda la capacidad que necesitas para crear tu propia realidad, pero te tratas como tu propio esclavo, eres demasiado severo contigo mismo… y estoy aquí para pedirte que simplemente dejes de hacerlo.

 

Así es que ya sabes… si realmente quieres que me vaya, toma el timón de ti mismo, pregúntate qué has hecho que te ha sacado de tu equilibrio interior. Pregúntate realmente cómo quieres vivir y lucha por esa vida, es tu vida, y solamente tú puedes decidir sobre ella… si a los demás no les parece, es porque los estás retando y tarde o temprano te seguirán, y si no… tendrán otra oportunidad.

El único control que puedes tomar es el de ti mismo, pero para recuperarlo, tendrás que aceptar que lo has perdido, y que dejes que yo me exprese, que salga a decirte con todos esos síntomas tan horribles que me inventé para decirte algo muy claro, pero si me reprimes y te distraes cada vez que llego… no podré hablarte y vendré más fuerte.

 

Así es que la próxima vez que me sientas llegar, haz un alto, cierra los ojos… déjate sentir todo lo que te estoy diciendo, apaga tu mente racional por un momento, déjate llevar… y entiéndeme.  Después, empieza el cambio en tu vida con acciones claras y específicas, y en menos de que te des cuenta, me iré.

Espero no tener que llegar muchas veces más en tu vida, pero si lo hago… recuerda que no quiero lastimarte, quiero ayudarte a que recuperes tu propio camino de evolución, el camino que si lo tomas, te hará mucho muy feliz.

 

Y ya para terminar, ojalá que puedas verme como lo que soy: tú esencia.

 

Soy tú mismo gritándote con desesperación que me escuches por favor. Así es que hola, yo soy tú, hablándote desde el fondo de tu corazón, desesperado tocándolo para que me pongas atención, lo que sientes no es taquicardia, soy yo, tu esencia, que quiere salir de ahí. 

 

 

Con cariño, tu esencia disfrazada de ansiedad

8 comentarios

¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO LATERAL?

 

Edward de Bono, escritor y psicólogo por la Universidad de Oxford, acuñó el termino PENSAMIENTO LATERAL por primera vez en 1967, en su obra New Think: The use of Lateral Thinking. 

 

 De Bono diferencia al pensamiento vertical ( lógico) del pensamiento lateral ( alternativas imaginativas) y afirma que este tipo de pensamiento puede ser empleado para una mejor resolución de problemas. 

 

Nuestro cerebro registra y guarda la información  utilizando procesos que facilitan  el  análisis y la  toma de decisión de una forma rápida y eficaz. Así, el cerebro  aprende secuencias lógicas  para  determinados aprendizajes  y las guarda para poder emplearlas igual la próxima vez que lo necesite, lo que proporciona rapidez al proceso.

 

Pero esa misma lógica en otras ocasiones, entorpece el proceso de búsqueda de solución porque el  pensamiento vertical necesita de una secuenciación ordenada, con una serie de "claves" que tienen que cumplirse para  continuar la secuenciación y llegar a la solución. 

 

El pensamiento lateral , por contra, organiza los procesos de pensamiento mediante estrategias no ortodoxas, echando mano de la creatividad y una actitud de que "todo es posible", lo que permite el  buscar fuera del "carril de lo lógico" lo que necesitamos.

 

Encontramos ejemplos de pensamiento lateral en chistes, acertijos, adivinanzas y soluciones creativas.

 

Lo mas interesante es que el pensamiento lateral  puede entrenarse, y cuanto mas lo entrenamos mas flexible se hace el proceso de pensamiento. A medida que utilizamos el pensamiento lateral aumentamos la posibilidad de mirar el mundo desde diferentes puntos de vista o sea ampliamos la mirada, se produce una apertura mental, y las posibilidades de solución se multiplican. La creatividad da color a las alternativas y podremos elegir la solución que mas nos convenza. A nivel neutral se producen nuevas conexiones que abrirán nuevos circuitos, que a medida que son más transitados mas fáciles de transitar se hacen. 

 

Os dejamos algunos links por si os apetece entrenar vuestro PENSAMIENTO LATERAL

 

http://www.taringa.net/post/info/1120193/Ejercicios-De-Pensamiento-Lateral-A-Pensar.html

 

http://www.cibermitanios.com.ar/2011/04/test-de-pensamiento-lateral.html

 

http://historiaybiografias.com/pensamiento_lateral/

 

 

Ana García 

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta

 

0 comentarios

DESDE LOS OJOS DE UN@ NIÑ@

Mantén viv@ al niñ@ que hay dentro de ti. El, ella, sabe encontrar ese "espacio" donde poder vivir como si nada malo estuviese ocurriendo. Sabe reír cinco minutos después de haber llorado. Sabe bailar, saltar y recobrar la ilusión cinco minutos después de haber perdido la esperanza. Ese niñ@ es la mejor opción para coger aire cuando las cosas se ponen difíciles. Cuidémosle y llevémosle siempre de la mano, nos necesitamos mutuamente. Si tienes hij@s te ayudaran a conectar. No desaproveches esa oportunidad. Si no los tienes, búscales con la mirada en cualquier calle, en cualquier parque, mira como juegan y acuérdate de tí. JUEGA.

 

Ana García 

Psicóloga Clinica y Psicoterapeuta

0 comentarios

EL CÁNCER... ¿ POR QUÉ NO UN SENDERO DE SANACIÓN?

 

Son muchas las oportunidades que he tenido para aprender en este camino de la vida. Muchos los senderos que he transitado, seguro que no muchos más, ni más duros que los que han vivido otros compañeros de viaje, y aún así, sigo teniendo la sensación de que me queda mucho que aprender.

 

Cuando repaso este viaje, me doy cuenta  que cada una de las etapas que he recorrido le dan sentido a mi existencia, a la persona que hoy  soy. Comprender e integrar cada momento vivido, cada experiencia, cada dolor, cada toma de conciencia, me hacen encontrar más luz y con ello más serenidad.

 

Ahora que me encuentro al final de  otro Sendero de estos difíciles que acostumbro a elegir en mi camino, me doy cuenta de cuanto tengo que agradecer a esa intuición que me empuja a tomarlos y a  verlos como una nueva oportunidad para engancharme a la vida.

 

Siento la necesidad de compartir esta experiencia de transformación, que pueda ayudar a otras personas a comprender y dar  sentido a la dificultad, al  escollo o  a la trampa que sin saber muy bien como, colocamos en nuestras vidas como Senderos de Sanación.

 

Solo cuando me descubro caminando en alguno de ellos, más viva que nunca, entusiasmada y con la tranquilidad que da  la CERTEZA de saber que no es más que otro Sendero de luz, me permito entonces aprender a cuidarme, a protegerme,  a pedirme y a pedir el amor respetuoso que me ayuda a frenar esas ganas irrefrenables de abandonar cuando me siento perdida o impotente.

Leer más 0 comentarios

CONCIENCIA PLENA O MINDFULNESS



«La ciencia ha demostrado que prestar atención plena, es decir, atender a la riqueza de las experiencias en el aquí y el ahora, mejora la fisiología, las funciones cognitivas y las relaciones interpersonales. Estar completamente presentes en la conciencia nos abre nuevas posibilidades de bienestar».   

 

                                       Daniel J. Siegel         

Son muchas las investigaciones que se están realizando sobre la Conciencia Plena. Parece ser, que las personas que habitualmente practican meditación tienen una mayor autorregulación emocional, y muchos investigadores quieren saber qué ocurre ahí dentro, en nuestro cerebro.

No es fácil realizar investigaciones con resultados definitivos entre otras razones, porque aún no hay un único concepto aceptado sobre qué es la Conciencia Plena. Sin embargo, merece la pena que reflexionemos sobre ello.

 

La vida tan rápida que vivimos actúa sobre nosotros como un tsunami que todo lo arrastra sin que podamos, en muchas ocasiones, ser conscientes de  emociones y sensaciones que aparecen en nuestro cuerpo. Igual ocurre  con los pensamientos. Una vez que hemos llegado a una conclusión sobre la realidad o sobre nosotros mismos, nos "enamoramos" de ella y la incorporamos identificándonos sin dudar. La psicología narrativa nos ha enseñado mucho sobre este aspecto. 

 

Las investigaciones sobre Conciencia Plena están descubriendo que mantener una actitud contemplativa sobre nuestros pensamientos, emociones y sensaciones corporales en el aquí y el ahora, sin enjuiciar ni evaluaractúa desconectando el corte prefrontal de las áreas cerebrales implicadas en el procesamiento de las emociones, a saber, amígdala, sistema límbico y en últimas investigaciones, también sobre la ínsula. Mantener una metaposición sobre nuestros propios procesos mentales, emocionales y corporales hace surgir una mirada abierta que estimula la curiosidad y la compasión sobre lo contemplado, ampliando la conciencia y contribuyendo de este modo a la aceptación de lo que está ocurriendo.  

 

Así igual que en la foto, la atención  o conciencia  plena nos permite contemplar como las ondas se expanden de una  manera natural cuando una gota ( pensamiento, emoción o sensación) cae en nuestra conciencia.

 

Ana Garcia 

Psicóloga Clinica y Psicoterapeuta

2 comentarios

EL CEREBRO HUMANO: EL ÓRGANO MÁS INTERESANTE Y DESCONOCIDO

Hasta hace relativamente poco tiempo, el estudio del cerebro se limitaba al órgano una vez que éste estaba fuera del cuerpo, permitiendo estudiarlo anatómicamente pero no funcionalmente.

 

Las técnicas de Diagnóstico por Imagen y las Técnicas de Tinción celular se han unido para hacer que podamos ver en tiempo real cómo funciona nuestro cerebro. El órgano mas interesante y a la vez más desconocido. 

 


Así en las dos últimas décadas se han disparado los estudios que empiezan a revelar datos  acerca  del entramado cerebral y del papel de los pensamientos, las emociones y los comportamientos. 

 

Nuestro cerebro es, como decía Santiago Ramón y Cajal, como un bosque de neuronas. Tienen la capacidad de unirse entre sí  formando  un cableado neuronal por donde, no solo se transmite la información, sino que también se guarda en el mismo, formando circuitos.  Ya no tenemos "cajitas" donde almacenamos datos, sino circuitos.

 

Nuestras neuronas  son además "móviles" o sea, tienen  la capacidad de  acercarse-unirse o  retraerse-separarse de otras neuronas creando nuevos circuitos que antes no existían. Todo esto hace que hoy pensemos que nuestro cerebro es moldeable durante toda la vida . Y esto es una inmejorable noticia, porque entonces ya no podemos basar nuestra resistencia al cambio en esa frase tan limitante de  "es que yo soy así".

 

Ahora sabemos que podemos elegir cómo queremos ser y trabajar para conseguirlo. En algunas ocasiones lo conseguiremos por nuestros propios medios y en otras con ayuda, pero la ciencia nos confirma que es posible el cambio.

 

Ana García Pérez 

Psicóloga Clínica

Psicoterapeuta

 

0 comentarios

NACIMIENTO

Senderos de Crecimiento nació  mientras caminábamos los senderos gallegos del Camino de Santiago.  Nunca pensamos que lo que comenzó siendo un viaje divertido en familia, se convertiría en un proyecto donde el Crecimiento Interior sería el motor dominante.

 

Me explico. Caminar por esos senderos nos descubrió tantos paralelismos con la vida que poco a poco, paso a paso, fuimos forjando la idea de que este camino también era un viaje al interior. Quizás el más interesante viaje que podamos realizar en la vida.

 

Y eso que,  siendo terapeutas,  ya nos habíamos hecho el "harakiri" ( como solemos llamarlo entre risas) cada vez que comenzamos una de esas formaciones donde hay que dar un paso adelante y exponer en público todos "nuestros dolores". 

Sí, los psicólogos también hemos vivido y vivimos situaciones difíciles, pero procuramos ir saneándolas y,  mas o menos,  integrarlas en nuestra vida.

Esta es la mejor forma de comprender bien a nuestros pacientes cuando nos hablan de sufrimiento.

 

Pero volviendo a lo que estábamos hablando. Ese viaje interior es con toda probabilidad el mas largo, el mas complicado y  también el  mas satisfactorio, que se puede hacer. Al menos para unos cuantos  tan osados como nosotras.

 

Nuestras experiencias personales ( a veces muy duras) y la experiencia adquirida en el tratamiento de nuestros pacientes, nos han ido enseñando que cultivar el Crecimiento Interior nos encamina a un ESTAR  muy saludable. Y lo pongo en mayúsculas porque me refiero a la salud integral, mente, cuerpo y espíritu. Y en presente, porque  eso es lo único que existe. Pasado y futuro no están en el aquí y el ahora.


Conseguir encontrar el SENTIDO de nuestra vida, de cada una de las cosas que ocurren en ella, integrar todo lo vivido de manera que sintamos que el puzzle no podría estar completo si faltara alguna de esas piezas, saber que todo está donde tiene que estar y que además es lo que me da sentido. Conseguir eso ..... eso es sentirse pleno, satisfecho, orientado, presente, centrado, conectado. Y nos predispone a amar la vida.


Caminar por esos caminos gallegos, con estas reflexiones en nuestras cabezas hizo saltar la idea de que  tendríamos que COMPARTIRLAS con quien las quisiera escuchar.

Leer más 1 comentarios